logo sitio

opinión

Feliz Cumpleaños JK

Dr. Cristhian Espinoza Navarrete

Agosto 7, 2021

En las siguientes líneas haré una invitación a la lectura, a propósito del reciente cumpleaños de J. K. Rowling. Además, haré algunas anotaciones sobre su saga más conocida y destacada, y su relación con nuestra sociedad. La idea es seguir la premisa de que toda literatura, toda obra de arte, es capaz de establecer una relación con la sociedad en la que ha surgido. Esto, por cierto, no solo en su apariencia externa, sino en lo complejo, variado y contradictorio de los procesos sociales.

El 31 de julio recién pasado fue el cumpleaños de una de las escritoras de literatura infantil más conocidas en el mundo en la actualidad. Quien partió firmando sus libros, como tantas otras artistas, con sus iniciales JK, para poder llegar a los lectores sin el prejuicio de ser una escritora, en una esfera, como tantas otras, dominada por hombres. Innumerables son las características que tienen sus libros, especialmente la saga de Harry Potter que la hizo conocida mundialmente, que los inscriben entre lo que podemos llamar buena literatura. Es decir, aquellas obras que generan una renovación en este arte, que son capaces de correr las fronteras. Solo quiero referirme a una de estas características, que vincula al personaje central de la saga de Harry Potter con nuestra sociedad contemporánea.

Para decirlo rápidamente, Harry Potter es un “anormal”, en lo que respecta a la sociedad en la que viven sus tíos el Señor y la Señora Dursley, de quienes la narradora dice que “estaban orgullosos de decir que eran perfectamente normales” … thank you very much. Como ya sabemos, Potter es huérfano, ha sido dejado al cuidado de sus tan normales tíos y debe lidiar casi toda su infancia con la marginación y el maltrato al interior de la casa donde vive (duerme en un espacio bajo la escalera) y en el colegio donde estudia (acosado por su propio primo y sus compañeros) hasta los 11 años.

Así es como, en toda la primera de Harry Potter y la piedra filosofal, rápidamente y con un humor sutil, se deja leer, pese a la traducción, la visión de Joan Rowling sobre nuestra sociedad actual, una sociedad inherentemente excluyente. Tal como lo anota Byung-Chul Han, hemos construido sociedades que, en todos los ámbitos, desde los colectivos hasta los privados, expulsan lo distinto. Habitamos en el desierto de lo igual, la estandarización y la homogenización de nuestras vidas es la norma. Si lo pensamos en la esfera del sistema educativo, esta perspectiva homogenizadora es la que ha provocado situaciones de exclusión que hasta hace poco eran normales en nuestras escuelas, colegios y liceos: niñas, niños y jóvenes eran apartados del sistema por “diagnósticos” que los ubicaban fuera de la norma.

Pero, volvamos a la vida del joven Potter. En pocas palabras, la vida de Harry cambia cuando descubre que su anormalidad es lo que lo hace una persona extraordinaria: la novela hace un giro hacia lo fantástico y de estar marcado por la marginación, el protagonista pasa a ser el “elegido” y a vivir una aventura extraordinaria en un mundo que está ahí frente a todos los “normales” y que por normales (muggles), no son capaces de ver. Un tren atemporal lo conduce al Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería. Lo que sigue después, no es solamente una historia de magos y encantamientos. Es, en propiedad una historia sobre el camino del héroe (con la estructura clásica del cuento maravilloso) con sus victorias y derrotas, con el encuentro de diversos aliados e instrumentos mágicos que debe aprender a usar con sabiduría. Y, por su puesto, este héroe es quien deberá enfrentar, en una batalla épica, a todas las fuerzas del mal reunidas en un gran antagonista, un antagonista que pondrá a prueba todo lo que el héroe ha aprendido. La historia contada por Rowling, sin embargo, tiene muchos más matices ya que Potter es un héroe complejo y contradictorio, y, así también lo son quienes le rodean en esta aventura. Bueno, lo que sigue hay que leerlo. Feliz cumpleaños Joan. 

Columnista(s)

Dr. Cristhian Espinoza Navarrete

Departamento de Didáctica, Currículum y Evaluación Escuela de Educación Udec LA

Columnista(s)

Dr. Cristhian Espinoza Navarrete

Departamento de Didáctica, Currículum y Evaluación Escuela de Educación Udec LA

Tags

campus
escuela de educación
los angeles
redes sociales
universidad de concepción